Autor: David Quiles Sánchez
Fecha: 17/05/2014
Título: Mi abuelo, Pepe Quiles, y su aventura un día 5

[divider type=”line”]

Para guardar las botas de pirata, solemos meterle papeles de periódico o trapos para que no se deformen. Me cuenta mi abuela, que un dia 5 de hará unos 50 años, con los típicos nervios y la emoción que podemos palpar ese día, mi abuelo se vistió de pirata para salir con su escuadra, Los Bucaneros. Pues bien, al acabar la entrada de ese año, llegó a la casa de su madre muy enfadado, y claro su madre le preguntó el porqué de ese enfado y mi abuelo le contestó: -Se me han quedado pequeñas las botas de un año pa’otro.

Daba la casualidad que esas botas se las habían hecho el año de antes nuevas y mi bisabuela, su madre, se extrañó. Y al cabo de varias horas, cuando por fin se quitó las botas descubrió el porqué de su dolor de pies, ¡Se había dejado los trapos que utilizaban para que no se deformaran las punteras! Desde entonces mi abuela cada vez que me visto de pirata me lo recuerda y me pregunta si me he sacado todos los trapos de las botas.

Y como mi abuelo diria:[message_box type=”Info” title=””] “La vida pirata la vida mejor y día 4 que fuera”[/message_box]